en Sin categoría

Canadá, día 5: El regreso a Vancouver

Debido a nuestro querido desprendimiento de rocas, hemos tenido que coger un bus que daba un “pequeño” rodeo de sólo 450km más:

Rodeo hasta Vancouver

Rodeo hasta Vancouver

Whistler-Pemberton-Lillooet-Hope-Vancouver.

Eso sí, el paisaje mereció muchísimo la pena. Es el mejor paisaje que he visto jamás: lagos de color azul esmeralda, niebla en las montañas más altas, barrancos impresionantes, ríos inmensos, al igual que otros más pequeños típicos de Canadá… un espectáculo que duró 4-5 horas, la otra por una autopista infestada de coches.

Al llegar, pues yo me fui a mi hotelucho, mientras los demás se quedaban en el Sheraton o en el Westin, y quedamos para cenar, en un restaurante de comida mundial, pudimos charlar con un coreano que era desarrollador de Fennec y hablamos largo y tendido con él.

Vuelta al hotel, y a dormir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.