en Opinión, Política

¡VIVA ZAPATA!

Disclaimer: el título puede ser, o no, un alegato a Guillermo Zapata, concejal de Ahora Madrid que ha tenido que dimitir. O puede ser un alegato a la película ¡Viva Zapata! Puedes elegir.

 

La descontextualización (palabra repetida mil y una veces estos dos últimos días) ha hecho que un concejal de Ahora Madrid (la plataforma ciudadana “radical de izquierdas” que ha conseguido la alcaldía), haya tenido su primera crisis. Crisis producida por los tuits escritos por uno de sus concejales hace unos años, al hilo de otros que escribió Nacho Vigalondo, como este:

Lo de Zapata son unos tuits que cuentan chistes (“entrecomillados”) sobre el holocausto judío, comentarios de dudoso gusto para mucha gente, o sobre Irene Villa y Marta del Castillo, por ejemplo (aunque la propia Irene Villa ha quitado repercusión y el padre de Marta también).

Son chistes que a mucha gente les cuesta digerir (con toda la razón del mundo), y a otro grupo de personas que simplemente se llevan las manos a la cabeza cuando tienen gente a su alrededor que ha dicho lo mismo (no lo enlazo, lo veis diariamente), incluso ya teniendo un cargo público.

Lo que hay que hacer es aceptar (aunque se critiquen, ojo, no respetarlos si se parecen hirientes) los chistes en ambos sentidos: chistes sobre cunetas, y chistes sobre holocausto, siempre que se digan desde un punto de vista irónico o humorístico.

El problema, es que twitter es muy de 140 caracteres y ya. Apenas hay contexto. Puedes enlazar a un tuit, que es una entidad en sí misma, que no tiene contexto (excepto que sea una respuesta a otro tuit), que no se sabe lo que le rodea.

Así pues, ¿es más legítimo hacer chistes (negros, para muchos de dudosa inteligencia y moralidad), que son eso, chistes, a robar millones, a tener contabilidad B, a pagar tus sedes con dinero para los afectados por el terrorismo? ¿cuál es el límite para la dimisión de un político? ¿un chiste? ¿o robar a los ciudadanos?

Ah, y siguiendo MiMesaCojea, sólo por si acaso lo necesito en el futuro:

Ante las reacciones provocadas por mi comentario en la red social Twitter, quiero pedir perdón públicamente. Lo siento. Cometí un error y soy consciente de que, con mis palabras, he podido herir a muchas personas.

Quienes me conocen saben que muchos de mis amigos son negros, árabes, gays, lesbianas, transexuales, judíos, mujeres, enanos, discapacitados con muy diversas discapacidades, personas con enfermedades raras, cineastas españoles, enfermos mentales, víctimas de ETA, víctimas del GAL, víctimas de GRAPO y de Al Queda, víctimas de la violencia de género machista, personas con disfunción eréctil, personas con tumores, drogadictos, obesos mórbidos y, en general, personas pertenecientes a colectivos minoritarios. Incluso conozco a un tío con el sarcoma de Kaposi.

Yo siempre he luchado por sus derechos. Por eso lamento que mi desafortunado comentario en la red social Twitter haya dado una impresión equivocada sobre mi persona. Y lamento, sobre todo, los perjuicios que haya podido causar al colectivo afectado.

Una vez más, mis más sinceras disculpas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.