en Opinión, Política

Mi apoyo a #15mani #acampadasol

Hace 30 y algo años, salimos de una dictadura, pasando por la aprobación de una constitución y la de las primeras elecciones democráticas desde unos meses antes del comienzo de la Guerra Civil del 1936.

En su día el cambio costó mucho. No sólo esfuerzo en las calles, si no, por desgracia, muchos muertos.

Nuestros padres y abuelos lucharon por lo que en su día les parecía justo: una democracia, en la que todo el mundo podía participar y elegir a sus representantes de una forma más o menos equitativa (¡já!). Se manifestaron, les detuvieron (a algunos hasta les torturaron), empapelaron las calles, fueron masivamente a votar (un 78.83%) y eligieron un cambio. Pasar de una dictadura de extrema derecha a un centrismo moderado.

Eso se hizo hace 30 años, con el boca a boca y ciertos medios de comunicación.

30 años después, la historia está cambiando de nuevo.

30 años después, los jóvenes no tenemos futuro en nuestro país, no podremos cotizar lo suficiente para poder recibir una pensión (37 años, y el 45% de los menores de 30 está sin trabajo) y no tenemos casa porque no nos darían hipotecas y están todas sobrevaloradas y, obviamente, sin trabajo tampoco podemos pagarlas.

30 años después, estamos más preparados que nunca gracias a lo que consiguieron nuestros padres. Tenemos estudios universitarios, tenemos másters, hablamos idiomas. Todo para estar en el paro mientras empresas con miles de millones de beneficio se reparten bonos entre peces gordos y prejubilan a personas totalmente capaces de trabajar para no rellenar esos huecos.

30 años después, estamos más informados que nunca. Usamos internet como si se hubiera inventado hace siglos, usamos los móviles como si tuvieran cientos de años y tenemos noticias del otro lado del mundo en segundos. Leemos periódicos de otros países, vemos series que han salido hace minutos en América, escuchamos canciones de grupos que ni conocíamos en segundos y sin descargarlas…

30 años después, es hora de moverse. ¿Qué tenemos que perder? Nada. No tenemos casa, no tenemos hipotecas, no tenemos créditos, no tenemos pensión, no tenemos futuro, no tenemos miedo.

Por tu futuro, muévete, que no te traten como mercancía.

PD: “Luego diréis, que somos cinco o seis”

#acampadasol

Actualizo: No recordaba que hace dos años y medio (en enero de 2009) escribí esto en el blog, la idea de la creación de un partido político para acabar con… bueno, todo lo que estamos reivindicando estos días.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.