El Real Madrid, versión derrotista

Soy madridista. Lo reconozco. Y me encanta. Soy forofo. De esos que se alegran cuando ganan y están jodidos cuando pierden o no salen las cosas que debieran ser.

Pero ya llega un punto en el que hasta te quieres hacer del Atleti porque por lo menos ya sabes que te va a tocar sufrir alguna vez.

Sin ir más lejos, esta semana hemos pasado de la euforia, tanto en baloncesto como en fútbol, al derrotismo… en ambos deportes.

Y no me gusta, para nada. El Madrid es un club grande, grandioso, el mejor equipo del siglo XX, y parecemos un auténtico hazmerreír en la prensa barcelonista y europea.

No sé si será por los presidentes, por los directivos, entrenadores o jugadores, pero esto no puede continuar así.

Ayer estuve en Vistalegre viendo el partido de baloncesto que perdió contra el Maccabi. La palabra más repetida al terminar el partido fue un “vaya”, junto a la frase “con los 10 puntos al descanso, ojo”. Y es que no puedes dejar a un equipo que ha hecho 35 puntos en ¡tres cuartos! le dejes aún vivo y haciéndote 30 puntos más en el último cuarto. Ya ni hablemos ser las repercusiones de la derrota. Terribles (no tener el factor cancha y encima jugar contra el mejor equipo de europa, como es el Barça ahora mismo).

Pero si lo del baloncesto es flagrante (¿se ha fichado bien? ¿Mejor de lo que había? ¿Vale el entrenador para este equipo?), lo del fútbol no tiene nombre, bueno quizás lo podamos definir como vergonzoso.

300 millones para caer en octavos contra un Lyon que ni siquiera es líder en la liga francesa (aunque es muy meritorio hacer sombra y sol al mejor Barca de la historia).

Pero dejemos de lamentarnos y presionemos para que el Madrid sea lo que siempre ha sido, un gran club.

¡HALA MADRID!