Lost, Cuatro* y la TDT

No voy a comentar el desenlace de Lost y qué me ha parecido, si no que voy a comentar los aspectos técnicos de la emisión de hoy que lo puedo definir con una sola palabra:

LAMENTABLE

Con todas las letras, en mayúsculas y si hace falta pues gritando… vaya basura.

La noche para mi comenzaba a eso de las 6 de la mañana, levantándome para verlo un poco antes en la Fox y sin subtítulos (te hacen perder totalmente las imágenes y estás más atento a leer que a ver y entender). Empezábamos bien, los 5 primeros minutos sin sonido. Fuck yeah. Entre ese “pequeño” problema, junto a un par de cortes de un par de segundos y a la calidad de imagen que me da Orange, he decidido ir a verlo en Cuatro. Total, sólo iba a repetir una media hora de una de las series más interesantes de la historia.

Así que nada, me dispongo a verlo… y no iba mal, a excepción de que los subtítulos eran demasiado grandes y se cortaban, o de repente desaparecían o se desincronizaban… Pero lo mejor ha sido que… ¡se han comido 6 minutos! ¡6 minutos del último capítulo doble de la temporada final de Perdidos! (ey Flock, te pego unos tiritos). Lamentable.

Pero bueno, como digo, quiero hablar de esos problemas “técnicos” sobre los subtítulos.

Vamos a ver, hablo de nuevo de la TDT, ese gran avance que nos han ido vendiendo durante los años, prometiéndonos más calidad de imgan, interactividad, versiones originales y toda esa milonga propagandística.

Hoy he comprobado con absolutísima desilusión que todo ha sido un engañabobos.

Por ejemplo, sabemos que la TDT en España funciona emitiendo múltiples pistas para un mismo canal, ¿esto qué significa? pues que podemos poner Cuatro, y tener una imagen, lo que vendría a ver una pista de vídeo (sin audio), luego poder elegir el idioma (inglés, español, o la versión original).

Esto lo tenemos todos claro, además podemos verlo en casi todas las cadenas de la TDT cambiando el audio, vemos como por un lado llega el video y por otro el audio que nosotros elijamos, el cual están sincronizados “de fábrica”.

Pero lo de los subtítulos… es… lamentable. La TDT permite una pista de texto (la mayoría de los TDT lo permiten, ojo), parecida a la famosa página 888 del teletexto, que mostraba los textos hablados pixelados de una forma muy siglo XXI.

¿Qué les hubiera costado a los amigos de Cuatro usar esa pista? Vamos a ver, me parece muy bien que quieran poner el texto encima del vídeo (por lo cual no sólo estamos enviando “video” a secas si no un “video+texto” todojunto) para que la gente lo pueda entender, pero a mi me jode. La TDT nos ha hablado de “elección”. Dadla. SI quiero ver subtítulos, lo elijo, si no, los quito.

Así que un tirón de orejas ENORRRRRME a Cuatro por cómo han usado las nuevas tecnologías en esta emisión (complicada, sí, pero muuuuy mejorable).

 

PD: el capítulo final me ha parecido totalmente decepcionante en cuanto a que responder… poco, sólo se habla de las personas y no de la isla…

Twitter y las series de televisión

En los últimos días al viajar tanto (ir y volver a Chile y sus 13h de media es muy pesado) me he visto varios capítulos de series que tenía un poco atrasadas, como Dexter, How I met your Mother o FlashForward (qué buena serie, hablaré sobre ella más adelante de la temporada).

Así que he visto algo poco común, que un servicio con unos 3 años aparezca de una manera tan normal en una serie de televisión, precisamente con la intención que tenían sus creadores: contar al mundo qué estás haciendo.

En el primer caso, fue en la serie de FlashForward (episodio S01E02), en la cual el jefe de policía le dice a un detective lo que le había ocurrido “during the blackout” (sí, tenéis que ver la serie para saber qué es) y como era tan vergonzoso, le dice que no lo cuente a nadie o “no lo twittee”, concretamente (a partir del minuto 18:50):

You speak about this, e-mail,
text, fax, Twitter, whatever,
to anyone,
I will transfer you
to the ass end of the cornfield
so fast, your head will spin.

Pero ahí no ha quedado la cosa, si no que en la serie How I met your Mother, capítulo S05E03 hace otra mención, en este caso Barney Stinson está recibiendo clases sobre una chica de su ex-novio, Ted Mosby en la universidad, y justo cuando empieza la primera clase ocurre esta situación (minuto 8:00)

(cell phone chimes)

Ted: -Barney!

Barney: -What?
Barney: -I’m tweeting about you.

Ted: -You should be flattered.

Barney: -How do you spell
Barney: -blah-blah-blah– “H’s” or no?

A todo hay que decir que Barney usaba BlackBerry al principio de la serie y ahora está usando un iPhone (creo que segunda generación).

Así que un servicio de unos 3 años esté ya metiéndose en el mundo de las series de televisión, los periódicos/radios/televisiones lo usen normalmente para dar información rápidamente está haciendo que:

  1. Twitter deba buscar un modelo de negocio rentable para poder pagar toda la carga que tienen sus servidores.
  2. Twitter se reconvierta, como ya hizo al cambiar la página de inicio del servicio, para hacerlo más dinámico y acorde al uso que le están dando sus usuarios, a parte de decir el “qué estás haciendo” a ser una página llena de datos sobre qué hablan sus usuarios, lo que puede indicar temas de interés, por ejemplo.
  3. Could Twitter kill SMS? Se puede hablar largo y tendido. Twitter es gratis, rápido e instantáneo (si no se caen los servidores, claro). Los SMS no son gratis, pero por contra, Twitter requiere conexión a Internet permanente para recibir tweets. Ecuación simple:

    Twitter + plan de datos + notificaciones push = SMS

Así que nada, aquí dejo mi desvarío sobre Twitter, que empiezo por series y acabo por ver el futuro del servicio.