¿Qué cojones celebras en el día de la hispanidad?

Que, por cierto, no es el día de la hispanidad, si no el día de la fiesta nacional. A menos que quieras usar la denominación franquista, claro.

¿Qué celebras? En serio, ¿qué cojones celebras?

¿Celebras el día de España? ¿Una exaltación del nacionalismo? Perfecto. Luego no te quejes de otros nacionalismos dentro de España.

¿Celebras el día de un país que gasta 800.000 euros en decir lo grande que la tiene? ¿En un desfile militar?

¿Celebras este día que supone que los reyes (elegidos democráticamente, como todos sabemos), hacen un ágape para 1500 personas, mientras cientos de miles de familias están por debajo del umbral de la pobreza?

¿Celebras este día de esa nación que hace que haya una niñas de unos 10 años viendo un fastuoso desfile militar y mientras hay más de 2 millones de niños bajo el umbral de la pobreza?

¿Celebras este día, sabiendo que en España hay un 22,20% de paro (la media de la OCDE es del 6,8%)?

¿Lo celebras sabiendo que el 48,80% de los jóvenes entre 15 y 24 años están en paro (la media de la OCDE es del 13,70%)?

¿Celebras este día, cuando la deuda pública es del 100% del PIB?

¿Celebras este día, cuando hemos regalado a los bancos 95.000 millones de euros?

¿Celebras cuando hay cientos de desahucios de viviendas habituales por todo el país? (recuerda el punto anterior)

¿Celebras cuando hay miles de universitarios (parte muy importante del futuro de este país, recuerda), que han tenido que dejar las carreras, o no empezarlas, porque no hay suficientes becas para personas que no tienen suficiente dinero?

En serio, dime, ¿qué cojones celebras el 12 de octubre? ¿de qué te sientes orgulloso?

Ridículo

Hay maneras de hacer el ridículo.

Y luego está el Real Madrid con sus porteros.

Es lamentable como una institución tan grande, con tanto poder económico y contactos tenga tantos problemas en su portería.

Pasamos de tener a San Iker, a intentar defenestrarle (Mourinho mediante), con Adán, con Diego López, comprando al mejor portero del mundial de 2014 (Keylor Navas), a Kiko Casilla… echando a Iker (pagando incluso por ello), y ahora el estropicio de De Gea.

No ya sólo es el ridículo de no hacer las cosas en hora (lo llaman burocracía, y no, es hacer las cosas a última hora), si no el cómo se ha tratado al portero titular actual del Madrid.

Y es que, en el fondo, es el karma. El puto karma.

La Grecia moderna

Cuando el PASOK y ND mintieron [2] para que Grecia pudiera entrar en la Unión Europea y en el Euro, Syriza aún no estaba allí.

Cuando se pidió el (primer) rescate a Grecia, Syriza aún no gobernaba.

Cuando la mayor parte del rescate se fue a pagar los intereses de la deuda (principalmente a bancos alemanes y franceses), Syriza aún no gobernaba.

Cuando la Unión Europea decidió que en vez de rescatar a los ciudadanos, haciendo quebrar a los bancos, denunciando a sus gestores, había que rescatar a los bancos (porque sus deudas eran de bancos alemanes y franceses), Syriza aún no gobernaba.

Cuando los gobiernos de PASOK y ND pidieron un segundo rescate para seguir pagando los intereses de la deuda inicial (y el segundo crédito), Syriza aún no gobernaba.

Cuando una gran parte del dinero público se iba a seguir financiando un gran ejército (con compras milmillonarias a Alemania), fruto del “quién la tiene más grande” con Turquía, Syriza aún no gobernaba.

Cuando en enero de 2015 los griegos decidieron en las urnas de forma democrática que no podían seguir pidiendo créditos hasta el infinito y que la austeridad obligada por la Unión Europea les iba a llevar, tarde o temprano, a la desaparición, Syriza empezó a gobernar, con la tarea de restituir derechos y eliminar la austeridad y renegociar la deuda con sus acreedores.

Cuando 6 meses después, Grecia, después de lo que parecen negociaciones muy duras, está muy cerca de salir de la Unión Europea, la culpa es de Syriza, como si los últimos 10 años de gobiernos arrodillados ante bancos, FMI y la austeridad, no hubieran existido.

Syriza tiene la culpa de haber sido la más votada en las últimas elecciones y ser consecuente con su programa y su ideología, la de anteponer la gente al sufrimiento de esta. No como durante últimos 10 años, cuando no gobernaba Syriza.